Reportaje revista Grupo Educar

admin

julio 31, 2020

Protagonistas en Educación Técnica, un desafío posible

¿Cómo lograr buenos resultados en medio de la pandemia? ¿Qué enseñar y cómo priorizar? Reunimos a un grupo de expertos y conocimos la experiencia de un colegio TP que se adelantó a los requerimientos del Mineduc. Esta es su historia y lo que señalan los expertos.

Por: Marcela Paz Muño

“Nuestro establecimiento postuló a las iniciativas de liceos Bicentenario, obteniendo esta categoría gracias al enfoque del desarrollo de habilidades del siglo XXI de nuestros estudiantes con foco en las llamadas Cuatro C: Comprensión, Pensamiento Crítico, Creatividad y Colaboración. De esta manera, debemos trabajar perseverantemente en potenciar estas habilidades para mejorar nuestros estándares educativos y así entregar más oportunidades a nuestros estudiantes”, cuenta desde el norte de nuestro país Carolina Guerrero, quien es la directora del Liceo Bicentenario Padre AIberto Hurtado Cruchaga de Pica, establecimiento que cuenta con el apoyo de Fundación Educacional Collahuasi.

Se trata de un trabajo que han realizado en ese colegio, y que les convierte en la única carrera técnica agrícola de Tarapacá. “Esta especialidad es aún más importante sabiendo que, además de ser el único liceo con la carrera de Agricultura, enseñamos esta ciencia bajo condiciones ambientales extremas y en un maravilloso microclima de oasis. Nos relacionamos con la comunidad en primera instancia considerando la importancia de la agricultura local y la cultura de nuestra zona, de esta manera preparamos a jóvenes para enfrentar las problemáticas actuales y cómo adaptarse a producir de manera sostenida y sustentable, respetando siempre nuestras raíces”, explica la directora.


Carolina Guerrero Roman
directora del Liceo Bicentenario Padre AIberto Hurtado Cruchaga de Pica

“Debemos potenciar trabajos colaborativos y articulados entre asignaturas para crear disciplinas lúdicas y llamativas, enfocadas siempre en ser facilitadoras de contenidos, potenciando a nuestros estudiantes para ser autónomos y disciplinados en la búsqueda de conocimientos”. Carolina Guerrero.

Un trabajo que hoy más que nunca cobra sentido ya que, como explica Aníbal Vial, gerente de Fundación Irarrázaval, lo importante en este tiempo es “trabajar, priorizar y, sobre todo, fortalecer el trabajo colaborativo en redes. Eso hoy lo podemos hacer por vía electrónica y es una buena oportunidad para aprovecharlo. Al alumno por esta vía se le abre todo un mundo, hay que ayudarlo a que lo descubra, es un gran desafío”.

    Es interesante enseñar en medio del contexto en que nos encontramos. “Si miramos bien, podemos entender que la solución de lo que estamos viviendo pasa por tener buenos técnicos. Se necesitan muchas buenas enfermeras, tecnólogos médicos que participen en los análisis de pruebas y exámenes, pero, por otro lado, técnicos en logística, redes informáticas, producción de alimentos y cocina con aseguramiento de sanidad alimentaria, buenos contadores que se adapten a las nuevas normativas, diseñadores y expertos en video para pasar todo el mundo real a la virtualidad, y un largo etc. En definitiva, me refiero a que el primer desafío es motivar a los técnicos a aprender, y relevar su importancia”, dice Alejandro Weinstein, gerente de Corporación Educacional de Asimet.

Por eso, explica Weinstein, el gran desafío que tiene el mundo técnico es que este se basa en el aprender haciendo, y hay muchas especialidades donde esa premisa se hace muy difícil lejos de un liceo donde están las máquinas y herramientas necesarias. Se requiere buscar la manera de implementar un aprender haciendo desde la casa. Una posibilidad muy cierta es que se ocupe lo que existe en la casa, ¿cuántos alumnos de cocina estarán aprendiendo usando las cocinas de sus casas? Otra alternativa es que los liceos entreguen kits de aprendizaje donde el alumno haga en su casa experiencias de laboratorio (un kit de electrónica vale $5.000, por lo cual es abordable). También se les puede dar acceso a los softwares de aprendizajes como Autocad y otros. Por último, existen ciertos simuladores que permiten que los alumnos aprendan en otros espacios virtuales”.

En esa misma línea, para Arsenio Fernández, gerente de SNA Educa, el sector de la EMTP (Educación Media Técnica Profesional), no ajeno a ello, se presenta como una muy buena plataforma para enfocar la enseñanza en el desarrollo de competencias, planteando tareas más colaborativas de creación y menos de memorización y mecanización.

Sucede que, tal como explica Gabriela Navarro, directora de Trayectorias Formativo-Laborales de Fundación Chile, los principales y permanentes desafíos del sector deben ser el mejorar la pertinencia de las especialidades y la calidad de las condiciones de formación, y con ello volverse una alternativa atractiva de formación para los jóvenes y sus familias y también para los empleadores. “Hoy en contexto COVID-19 también se suma el desafío de apoyar a la primera línea educativa; es decir, a los profesores y directivos de liceos con herramientas que les permitan llegar a la mayor cantidad de estudiantes a través de experiencias de aprendizaje significativas y, muy especialmente, con retroalimentación sobre sus logros”

Revisa el reportaje en la revista: https://www.grupoeducar.cl/revista/edicion-242/protagonistas-en-educacion-tecnica-profesional-tp-un-desafio-posible/?fbclid=IwAR2dmB5mksQDxoi6inD3W-XAnOA9FxB1Ie7uu7axS39vrGdRqahUxhGnHSs

También te puede interesar leer…